La demanda de los coches eléctricos pone en apuros la producción de litio

stop