La escalera que no puede existir… O quizá sí

stop