La Estación espacial internacional ya tiene su propio droide BB-8

stop