La situación de las (escasas) empresas tecnológicas de consumo europeas

stop