La Unión Europea ha reducido las emisiones del efecto invernadero un 23%

stop