Las mediciones detectan una tendencia de recuperación en la capa de ozono

stop