Los coches autónomos no tienen porque ser «perfectos» para salvar vidas ya

stop