Los datos de la app de Salud de un iPhone sirvieron para resolver un crimen

stop