Ni siquiera el primer vídeo viral de Internet era auténtico

stop