Recordad, niños: en el espacio no hay sonido

stop