Sobre la percepción de la probabilidad y el lenguaje

stop