Steve, el «primo» de las auroras polares que se escondía a plena vista

stop