Un coche atrapado en ámbar (no en un semáforo, sino en resina)

stop