Un estudio concluye otra vez que el wifi y los móviles no son peligrosos

stop