Un fallo de los procesadores Intel ralentizará los PC entre un 5 y un 30%

stop