Una campaña cruel para que la gente no cruce el semáforo en rojo

stop