Miquel Valls, gana en la Cambra, pero, ¿y el futuro?