A Rosell no le salen las cuentas: le sobran un millón de parados

stop

DATOS DEL PARO

El presidente de la CEOE, Juan Rosell

08 de febrero de 2013 (13:38 CET)

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, no se cree los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) que roza los seis millones de parados. Por el contrario, defiende los datos publicados por el Ministerio de de Empleo y Seguridad Social que habla de cinco millones de desempleados.

Ha puesto en tela de juicio la credibilidad de la EPA. Cree que las encuestas que realiza el Instituto de Nacional de Estadística (INE) son “ineficientes y malas”. Y se ha mostrado “encantado” de abrir debates que la gente tiene miedo a poner sobre la mesa.

Auditoría del sector público

Rosell ha demandado "eficacia, control, auditoría y evaluación" en el sector público, igual que en la empresa privada. "Cuando una cosa no funciona hay que evaluarla, mirarla y arreglarla", ha dicho, tras asegurar que en la Administración pública "desgraciadamente" ni se controlan ni se solucionan las cosas.

El paro en España es "escalofriante y escandaloso", ha asegurado Rosell en Onda Cero. "A los jóvenes les estamos robando el futuro", ha alertado, tras considerar que habría que preguntar a esos jóvenes si prefieren estar parados o trabajar dos horas. "Todo el mundo dice que los minijobs son malos, pero nadie da una alternativa diferente", ha añadido.

Funcionarios, a casa

También ha cargado contra los funcionarios. El presidente de la patronal ha explicado que prefiere que algunos funcionarios estén en casa cobrando un subsidio que en sus puestos de trabajo sin nada que hacer y gastando bolígrafos y teléfono.

A su juicio, saldría más barato para las cuentas públicas españolas mantenerlos en casa si no tienen trabajo efectivo. En declaraciones a la Cadena Ser, ha puntualizado que se refiere a aquellos trabajadores públicos que se dedican a materias cuyas competencias se han cedido a las comunidades autónomas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad