Ada Parellada invita a los barceloneses al Semproniana a cenar comida desechada

stop

La cocinera pone en marcha una iniciativa para concienciar a la población de la importancia de salvar alimentos

Ada Parellada, el martes, en la cocina del Semproniana.

Barcelona, 17 de febrero de 2016 (14:21 CET)

Cada noche, cuando cierran sus puertas, los supermercados, las fruterías, las panaderías, las pastelerías y, en general, la mayoría de las tiendas de alimentación tiran comida al contenedor de basura más cercanos. Son alimentos que están a punto de caducar o que están marcados y no son lo suficientemente bonitos como para venderlos.

El desperdicio de alimentos se eleva a los 385 millones de kilos en toda España cada año. Una cantidad que serviría para alimentar a 12 millones de personas. La comida se desecha en las casas (42%), en la industria (39%), en los restaurantes (14%) y en el comercio (5%).

Multas para los supermercados en Francia

Los franceses han decido poner freno a esta situación y acaban de dictar una ley que prohíbe echar comida todavía apta para el consumo a la basura. Los supermercados que incumplan esta norma, que entrará en vigor en julio, tendrán que pagar elevadas multas y sus propietarios se enfrentan incluso a penas de prisión.

Algunos restaurantes, sobre todo en Japón, pero también en otros lugares como Australia, han decidido penalizar económicamente a los clientes que se dejan comida en el plato. Es una medida para concienciar de la importancia de preservar los alimentos en un mundo en el que la mitad de la población pasa hambre mientras que la otra mitad está sobrealimentada.

Un menú a cuatro euros

Ada Parellada, la chef del Seproniana de Barcelona, ha decidido sumarse a esa estrategia de concienciación, pero con una iniciativa mucho menos coercitiva. Parellada ha optado por seducir a su clientela con una cena de puertas abiertas a base de alimentos desechados a la que están invitados todos los barceloneses.

La iniciativa ha comportado un trabajo previo. Parellada y su equipo han visitado varios puestos del mercado del Ninot así como los supermercados y las panaderías de alrededor del restaurante, situado en Rosselló con Mallorca. También han contactado con sus proveedores. A todos les han pedido que en lugar de tirar la comida, la cediesen al Seproniana.

Del clásico Trinxat al lomo con mucha cebolla

"Hemos conseguido unas cebollas por aquí, unas butifarras por allí, manzanas que estaban en buen estado, pero no eran las más bonitas de la tienda, piñas, alcachofas… cada proveedor y cada tienda ha dado lo que ha podido", explica Parellada.

Con todo eso, Seproniana ha elaborado un menú de diez platos, cinco primeros y cinco segundos, y cuatro postres. Y lo ha puesto a disposición de los barceloneses. Cualquiera pudo acercarse el martes pasado a degustar los huevos con chistorra, el clásico trinxat de patata y col, el tartar de salmón al estilo ceviche o el lomo con mucha cebolla.

#gastrorecup

Sólo era cuestión de enterarse y de tener cuatro euros, que es el precio que Parellada puso a su menú de comida recuperada, salvada de la basura. Tampoco se podía elegir: cada uno se comía el plato que le tocaba. Parellada puso otra condición: que los comensales tuiteasen con el hashtag #gastrorecup para que la iniciativa, que repetirá en breve, llegue a más gente y, si es posible, atraiga a otros restauradores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad