Ahora Madrid ya no considera prioritaria remunicipalización de la limpieza

stop

El Ayuntamiento asegura que el máximo objetivo es que Madrid esté limpia  y no si las empresas son públicas o privadas. El cambio de criterio ha ocasionado un terremoto en las bases de Ahora Madrid que piden una movilización para exigir el cumplimiento del programa electoral

Una barrendera trabaja en Madrid.

Madrid , 01 de octubre de 2015 (22:04 CET)

La remunicipalización de los servicios de limpieza y recogida de basuras en Madrid ya no es una prioridad para el equipo de gobierno de Manuela Carmena. El Ayuntamiento de Madrid ha confirmado que, tras el acuerdo con las cuatro contratistas de limpieza (Ferrovial, ACS, FCC y OHL), ahora el objetivo fundamental del gobierno es que las calles de Madrid estén limpias. No importa, por tanto, si el servicio es gestionado por una empresa pública o privada. Lo relevante son los resultados.

El Ayuntamiento ha confirmado que la remunicipalización no es un objetivo del gobierno municipal, como tampoco lo es que los contratos sigan siendo gestionadas por empresas privadas. Viene a decir al Ayuntamiento que le basta con que la ciudad esté limpia y se ofrezca un buen servicio a los ciudadanos. Pero la nueva posición pragmática de Ahora Madrid choca con su programa electoral que incluía la remunicipalización de los servicios municipales, especialmente los contratos de limpieza.  

El acuerdo de Manuela Carmena con las concesionarias ha sido leído como un frenazo en seco en las intenciones por remunicipalizar los servicios. Las bases de Ahora Madrid, los sindicatos minoritarios y los trabajadores que apoyaron la propuesta electoral del equipo han manifestado su frustración por el cambio de rumbo.

La plataforma por la Remunicipalización de los Servicios Públicos de Madrid, una entidad que mantiene un contacto estrecho y permanente con el concejal de Economía Carlos Sánchez Mato, ha manifestado su decepción por el cambio de rumbo. Madrid albergará este sábado un encuentro de colectivos procedentes de toda España que estudian y exigen la remunicipalización de las empresas privatizadas. "Sabemos que son procesos complicados, pero rechazamos que el gobierno se rinda tan fácilmente y que otorgue a las empresas argumentos para no cumplir con los contratos", explica Loreto Nebreda, integrante de la plataforma por la Remunicipalización.

El gobierno de Carmena explica que la concejalía de Carlos Sánchez Mato seguirá estudiando la auditoría de la deuda y la remunicipalización, pero ha dejado claro que estas medidas no son prioritarias para la nueva alcaldesa. Dentro del Ayuntamiento gana peso la interpretación de que se ha consumado el choque entre la postura de Manuela Carmena, partidaria de continuar con los contratos, y la del concejal de Economía, que aboga por la rescisión motivada por incumplimientos objetivos y, por tanto, sin indemnizaciones.  

Los dos grandes sindicatos, satisfechos

Ahora Madrid ha anunciado un plan profundo de limpieza que incluirá a unos 500 trabajadores más. El gobierno local quiere que el cambio de gestión se note en calles más limpias y que el resultado termine por cerrar el debate de la remunicipalización, según explican fuentes cercanas al gobierno.  

La medida escuece en las bases y simpatizantes de Ahora Madrid, que esperaban más ambición del equipo local, pero satisface a los sindicatos mayoritarios, cuyos representantes abogan teóricamente por la remunicipalización pero advierten de las consecuencias negativas que esta medida pudiera ocasionar en la plantilla. Comisiones Obreras y UGT han manifestado que están de acuerdo con que los servicios regresen a la gestión pública, siempre y cuando el proceso esté supervisado por sus organizaciones.

Los sindicatos minoritarios han acusado a UGT y Comisiones Obreras de velar por los intereses de sus liberados sindicales en lugar de defender "los derechos de los trabajadores". Somos Sindicalistas, surgido tras el 15M y que ha logrado la segunda representación en la Agencia Tributaria, asegura que la base sindical ha luchado por la municipalización pero sus representantes han dinamitado el proceso para mantener las liberaciones y otros privilegios.  

Malestar en la base

"La paralización del proceso es una mala señal. El acuerdo al que ha llegado el Ayuntamiento con las empresas es un mal parche, no una solución. No han firmado el compromiso de empleo ni el fin de el ERTE. Es una suspensión que ni siquiera está comprometida. Además, nos parece desacertado que la Agencia de Empleo se dedique a atenuar los costes laborales de las empresas y a hacer el trabajo que le toca a las empresas privadas", explica Miguel Ángel Lorenzo, portavoz de Somos Sindicalistas. Se refiere a que barrenderos en prácticas pagados por el Ayuntamiento ayuden a las empresas a mantener las calles limpias.

CGT considera que CCOO y UGT han influido para paralizar el proceso de remunicipalización. Las organizaciones, consideradas como "casta" por los movimientos de izquierda que impulsaron Ahora Madrid, comienzan a marcar la línea del gobierno, según los sectores críticos. La Mesa General de Empleados Públicos se reunirá este miércoles para debatir la nueva situación y el sindicato Co.bas organiza una movilización contra el cambio de rumbo del ayuntamiento.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad