Albiol se perfila como nuevo presidente del PP catalán y Camacho no será candidata en las generales tras la debacle del 27S

stop

La resaca electoral

Xavier García Albiol y Alicia Sánchez-Camacho. / EFE

en Barcelona, 28 de septiembre de 2015 (22:13 CET)

Aunque el PP catalán ha perdido ocho escaños, en la noche electoral tuvo un pequeño respiro de alivio. Los populares catalanes temían que las cosas fueran peor y están convencidos, a la vista de las encuestas, que con Alicia Sánchez Camacho como candidata el desastre hubiera sido total.

Por eso, el partido no culpa a Xavier García Albiol de la debacle del 27S. Pero en el PP si son conscientes de que algo ha fallado, de que sus estructuras provinciales no han sabido movilizar a los votantes y de que es necesaria una reforma de arriba abajo, una remodelación en profundidad para remontar.

Mudar la piel

Los populares catalanes planean mudar la piel y lo harán en un congreso que se celebrará en primavera o verano del año que viene. Ahora, no es el momento porque este tipo de encuentros no pueden celebrarse en periodo electoral y apenas faltan unes meses para las elecciones generales.

Además, el PP catalán quiere ver qué pasa con el congreso de los populares españoles, que está previsto para el mes de marzo. Y también quiere darse un tiempo para renovar sus estructuras provinciales. Una delegación de Génova ha estudiado desde julio el funcionamiento de las delegaciones en Girona, Tarragona y Lleida y ha concluido que no funcionan correctamente.

Albiol candidato sin previsibles rivales

Ese congreso de verano servirá para renovar la presidencia del partido, que todavía ocupa Alicia Sánchez Camacho. Xavier García Albiol se perfila como su sustituto, pues se postulará para el cargo, según informan fuentes populares.

De momento, no se prevé que pueda tener competidores, aunque las mismas fuentes sitúan como su único posible rival a Alejandro Fernández, que ha sido candidato por Tarragona, donde la formación azul ha pasado de ostentar tres escaños a quedarse con uno sólo. No obstante, su candidatura es improbable a la vista de esos malos resultados de Tarragona, donde Ciutadans, el principal rival del PP, ha pasado de uno a cuatro diputados.

La dirección del partido también se plantea revisar el funcionamiento de las estructuras del PP en Girona, donde están bajo la batuta de Enric Millo, y Lleida, donde las capitanea Dolors López.

Periodo de cohabitación

Pero antes de pasar a esta renovación, el PP catalán tiene sobre la mesa dos cuestiones más importantes por resolver. La primera, la cohabitación entre García Albiol como jefe del grupo parlamentario y Alicia Sánchez Camaco como presidenta del partido. Una bicefalia que durará hasta que se celebre ese congreso.

La segunda, la elección de un candidato por Barcelona para las elecciones generales. Fuentes del partido dan por hecho que no será Sánchez Camacho como se había especulado el pasado verano. Todavía no hay un sustituto claro, pero tienen muchos puntos para ocupar esa plaza Jorge Fernández Díaz, que es ministro de Interior y hombre de confianza de Mariano Rajoy, o Dolors Montserrat, que ocupa una de las vicepresidencias de la Mesa del Congreso.

        

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad