Almunia y Letta alertan de que el populismo se infiltra en los partidos tradicionales

stop

Los líderes europeos piden que se avance en la integración para evitar pagar precios políticos más altos

De izquiera a derecha, Enrico Letta, Joaquín Almunia, Miquel Nadal y Josep Piqué en Sitges | EFE

31 de mayo de 2014 (11:03 CET)

Los resultados de las elecciones europeas han sacudido las grandes familias políticas del continente. Con la vista puesta más allá de la frontera española, el Círculo de Economía ha sentado este sábado al vicepresidente de la Comisión, Joaquín Almunia, y al ex primer ministro de Italia, Enrico Letta, en una misma mesa para hablar de los retos de la Unión. El principal: frenar el avance del populismo en el continente. “Queda ver hasta qué punto su discurso contaminará la opinión de las fuerzas políticas tradicionales”, alerta Almunia. Igual que Letta, el vicepresidente de la Comisión da por hecho de que ciertos posicionamientos se asumirán desde las formaciones con más trayectoria. Se pretende así frenar la pérdida de adhesiones en todo el territorio.

“El desafío es importante porque nos obliga a no ser tímidos y construir una mayoría para Europa. Es una alerta”, señala el político italiano. El euroescepticismo, la eurofobia e incluso los postulados directamente fascistas que crecen en todos los países se deben responder. Almunia y Letta también coinciden en la solución: más integración.

Asumir las dos velocidades

El ex primer ministro alpino asegura que la Comisión debe desprenderse de sus propios corsés y asumir que Europa tiene dos velocidades. “No puede ser que los 18 aparquen la integración para conservar la unidad de los 28”, indica. ¿Modificará alguna vez el Reino Unido su visión de la comunidad? Para Letta, la respuesta no deja margen de error. Pide decisiones valientes para no minar el avance (como "dificultar mucho" que los británicos salgan de la zona euro) y, precisamente, dar más alas al discurso populista por el inmovilismo de la unión.

“Europa es un gigante económico, pero un enano político, y esto no se puede sostener a medio plazo”, advertía el ex secretario de Estado de Asuntos Exteriores y actual director de la Fundación del RACC, Miquel Nadal, moderador de la sesión. Almunia aseguraba que sólo se puede avanzar en unidad de los 28. "Cualquier otra opción añadiría dificultades en la gobernanza", destaca. Asimismo, alertaba de otra de las consecuencias que retroalimenta a los movimientos antieuropeos: “Existe una percepción generalizada en el continente. El sur se siente agraviado por las políticas de austeridad, que han provocado su suicidio económico y la desigualdad, y en el norte que la gestión de la crisis se ha llevado por delante la política de no rescate”.

Medidas

El socialista, quien ha centrado su discurso en Europa y se ha negado a hablar de las convulsiones internas del PSOE, ha reclamado la puesta en marcha sin demora de políticas comunes, como la energética. Letta ha detallado iniciativas más concretas, como iniciar un programa parecido al Erasmus para la escuela secundaria. Se debe actuar rápido, los riesgos de la Unión ante el avance de los populismos en todos los países miembros son demasiado grandes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad