Alud de querellas contra Pujol ante su intento de bloquear la justicia

stop

CASO JORDI PUJOL

Jordi Pujol en su residencia de vacaciones en Queralbs (Girona) | EFE

28 de agosto de 2014 (18:54 CET)

La estrategia del ex President Jordi Pujol de obstaculizar la justicia, pese a su voluntad de colaborar, como aseguró en su comunicado del 25 de julio, ha llevado a varios colectivos a presentar una querella.

El sindicato Manos Limpias, el mismo que provocó la investigación de Iñaki Urdangarín, que acabó con su imputación en el caso Nóos, se ha querellado contra Pujol. Pero ahora lo ha hecho también el movimiento vecinal de Barcelona, con la intención de constituirse como acusación popular.

La Confavc, la Favb y el Observatorio Desc han decidido querellarse contra el ex President Pujol por su cuenta bancaria en Andorra sin declarar.

Acusación popular

Las tres entidades presentarán la querella en septiembre con el objeto de constituirse como acusación popular e instar a la justicia a “tirar del hilo de los indicios delictivos existentes hasta aclarar su veracidad, alcance y todas las implicaciones”.
El argumento es que ha sido la sociedad catalana en su conjunto la que se ha visto afectada, y que, por tanto, “se ha de intervenir de forma decidida para obtener una aclaración total de los hechos y sus implicaciones”.

La actuación de Pujol se considera “vergonzosa y absolutamente intolerable”. Las organizaciones que impulsan la querella tienen previsto presentarla en septiembre y han iniciado una ronda de contactos con sindicatos y movimientos sociales para constituir en este periodo "un amplio frente que le confiera la fuerza y la legitimidad necesarias".

Hasta ahora, el juzgado de Instrucción número 31 de Barcelona ha abierto diligencias por este caso, ha enviado comisiones rogatorias a Andorra y Suiza y ha admitido a trámite la querella presentada por Manos Limpias contra Pujol, constituyéndose en acusación popular.

Aplazar la comparecencia

Pujol, además, busca ahora aplazar su comparecencia en el Parlament. Primero, asegura que todavía no ha recibido ninguna citación. El próximo martes, la comisión institucional del Parlament decidirá cuándo cita al ex president, aunque Pujol desea que no sea antes de la Diada, el 11 de septiembre, ni antes del 15, cuando declara ante el juez Ruz su hijo mayor, Jordi Pujol Ferrsuola. Esa estrategia, sin embargo, complica las cosas a su partido, Convergència, que ve como el caso se va mezclando ya de forma definitiva con el proceso soberanista. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad