Amnistía Internacional señala a Apple, Samsung y Volkswagen por esclavitud infantil

stop

La ONG denuncia las paupérrimas condiciones laborales que se dan en las minas de extracción de cobalto en la República Democrática del Congo

Una mina de cobalto en el sur de la República Democrática del Congo.

Barcelona, 19 de enero de 2016 (18:00 CET)

África, el continente sin ley. Es justo en el centro, en la República Democrática del Congo, donde se extrae el 50% de la producción mundial de cobalto, un mineral imprescindible para la fabricación de los teléfonos móviles. Amnistía Internacional (AI) ha seguido la ruta del material hasta determinar que, tras ser obtenido por niños, acaba en las manos de multinacionales como Sony, Apple y Samsung.

La ONG denuncia que "chicos de hasta siete años son utilizados como mano de obra". Una vez separado, se envía hasta la Congo Dongfang Mining (CDM), la filial del gigante chino Zhejiang Huayou Cobalt Ltd, que se lo envía a los fabricantes de baterías. Al final, acaba en nuestros terminales fabricados por las grandes marcas. 

Mercedes, Microsoft, Vodafone...

En la investigación, la plataforma ha contactado con 16 multinacionales que son clientes de esta productora. "Ninguna ha proporcionado información suficiente para comprobar el origen del cobalto", lamentan. Sólo una de las firmas reconoció contratos con el fabricante asiático y cinco lo negaron. El resto, silencio. 

El extenso documento señala a Apple, Dell, Hewlett-Packard, Lenovo, Microsoft, Samsung, Sony, Vodafone, LG, Huawei, Volkswagen y Mercedes Benz.

"Cadáveres bajo las rocas"

Los enviados de AI, además de la explotación de menores, denuncian las pésimas condiciones laborales, que ponen en riesgo la seguridad de los trabajadores. Entre setiembre de 2015 y diciembre de 2015 han identificado hasta 80 mineros fallecidos. "Se dejan los cadáveres enterrados bajo las rocas", avisan, por lo que es imposible "medir exactamente el número de víctimas".


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad