Artur Mas, convencido de que el Gobierno permitirá a la Generalitat emitir 2.500 millones en deuda

stop

El president cree que Zapatero también autorizará el pago de 759 millones para infraestructuras

Zapatero y Artur Mas

08 de febrero de 2011 (08:13 CET)

El president de la Generalitat, Artur Mas, salió dde su reunión con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, convencido de que el Gobierno central autorizará al catalán a endeudarse a largo plazo para así aligerar las tensiones de tesorería que actualmente sufre. Y, además, que en las próximas semanas desbloqueará el pago de 759 millones de euros para inversiones en infraestructuras que estaban pendientes desde 2008.

En declaraciones posteriores a la reunión de casi dos horas y media mantenida con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el president ha precisó que "es muy posible" que Catalunya pueda hacer una primera emisión de deuda, de entre 2.000 y 2.500 millones de euros, incluso antes de que su plan de ajuste reciba el visto bueno del Gobierno central.

Reducción de gasto

Mas dejó claro el "compromiso firme" de su Gobierno de cumplir a "rajatabla" la obligación de reducir el gasto --"somos gente seria que cumple sus compromisos y hace los deberes"-- pero advirtió que para corregir la situación de déficit heredado del tripartito también hace falta que se le aseguren a Catalunya ciertos ingresos, según Mas, pendientes entre el Gobierno y la Generalitat.

En este punto, el líder de CiU también detectó un "síntoma positivo", que es que el Gobierno desbloqueará en las próximas semanas el pago de 759 millones para infraestructuras pendientes desde 2008.
Sin embargo, el president catalán consideró de que esto "no es suficiente" y de que la Generalitat seguirá insistiendo en algunos puntos como el fondo de competitividad que está previsto en el nuevo sistema de financiación autonómica y que, según dijó, el Ejecutivo no es partidario de dotar en 2011, sino de liquidarlo en 2013.
A juicio del president catalán, lo "razonable" es que la deuda del Estado en materia de infraestructuras quede liquidada "a ser posible en el primer semestre" de 2011, pero se mostró prudente a la espera de ver la letra pequeña en las próximas semanas.

"Como soy gato escaldado no lo doy como rotundo, pero hay signos claramente positivos del Gobierno y del presidente Zapatero", dijo.

Sin privilegios


Artur Mas rechazó que estos acuerdos puedan entenderse como privilegios a Catalunya y ha defendido que la Generalitat tiene que defender sus intereses "igual que todo hijo de vecino".

Las dos horas y media de negociación entre Mas y Zapatero dieron también para hablar sobre la reforma del sistema financiero. En este sentido, Mas alabó el trabajo realizado en estos últimos meses y el esfuerzo del sistema financiero por “resituarse”. En este sentido valoró que el esfuerzo se ha realizado en la dirección correcta con el objetivo de facilitar que el crédito y el dinero vuelvan a circular. No obstante, el máximo responsable de la Generalitat apuntó que en el proceso de reestructuración Catalunya no quiere perder centralidad y poder financiero en este proceso. En un tic crítico afirmó que no se puede someter al sistema financiero español a una exigencia “que no se tiene con nadie”.

Acuerdos políticos parlamentarios


En cuanto a la posibilidad de que CiU sea un socio para el Gobierno en el Congreso, Mas habría ofrecido a Zapatero sus 10 votos para todo lo que sea "flexibilizar el marco que afecta a las pymes" porque, ha recalcado, son la principal fuente de creación de empleo y no se les debe poner "trabas".

Es más, el político catalán advirtió de que, aunque ahora se considere que "todo pasa por reducir el déficit público", más importante que eso es tomar medidas que estimulen el crecimiento y por tanto el empleo, porque esa es "la gran piedra en el zapato" de la economía española.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad