Artur Mas deja la presidencia de Cataluña

stop

El presidente en funciones confirma que no se presentará como candidato. Carles Puigdemont será el cantidato de Junts pel Sí

Artur Mas, presidente en funciones de la Generalitat de Cataluña / EFE

Barcelona, 09 de enero de 2016 (18:16 CET)

Artur Mas confirmó, en una rueda de prensa, que no se presentará como candidato para un nuevo período de la Generalitat de Cataluña, y precisó que el actual alcalde de Girona, Carles Puigdemont, será el candidato de Junts pel Sí.

"La presidencia de la Generalitat no es una subasta, no es cuestión de cambiar un cargo por otro", dijo en la conferencia que se está realizando en estos momentos.

Además de confirmar el nombre de Puigdemont como sucesor, dijo que dos diputados de la CUP se incorporarán a "la dinámica de Junts pel Sí". O sea, que darán sus votos para investir al actual alcalde de Girona.
 
Mas dice que no renuncia a la política

"Doy un paso al costado, pero no renuncio a la política", dijo el presidente de funciones. "Estoy convencido que los beneficios superan los costos, dijo Mas, quien consideró que haber ido a elecciones hubiera sido "el peor de los escenarios". 

Este mediodía, representantes de Junts pel Sí y la CUP se reunieron en forma extraoficial para desencallar la situación. El nombre del alcalde de Girona, Carles Puigdemont. Periodista, con vocación independentista en toda su carrera política en Convergència Democrática de Catalunya, siempre ha tenido muy buenas relaciones con los antisistema de la CUP.

Sin convocatoria a elecciones

Así se evitará que en Cataluña se tengan que volver a realizar elecciones en marzo, y también se atajó una crisis de mayores proporciones que amenazaba con dejar herido de muerte al proceso independentista. En la CUP, tras el cónclave de la semana pasada, arreciaban los reproches internos y las amenazas de fractura. En ERC, aumentaron las presiones para que Mas de un paso al costado, con diputados como Joan Tardà que lo pedían explícitamente.

La presidente del Parlament, Carme Forcadell, convoca a las 17.00 del domingo el pleno de investidura. Sólo se podrá votar en una primera vuelta, y es necesaria la mayoría absoluta. Puigdemont necesitará, al menos, seis votos positivos de la CUP.



Reacciones en la política catalana y española

Las reacciones no se hicieron esperar. Desde Madrid, el Gobierno de Mariano Rajoy emitió un comunicado en el que espera que la próxima administración cuente con una amplia base parlamentaria "que defienda los derechos de los españoles y haga frente al desafío independentista".

Uno de los primeros en expresar su rechazo fue el dirigente de Ciudadanos, Albert Rivera, a través de su cuenta de Twitter 


En una conferencia de prensa, el secretario general del PSC, Miquel Iceta, dijo que el pacto para investir a Puigdemont "es un acuerdo fruto del miedo y la desconfianza. Es un mal acuerdo para Cataluña", dijo, y afirmó "la presidencia de la Generalitat ha sido subastada". 

Por parte del diputado de Catalunya Sí que es Pot, Joan Coscubiela, dijo que le parecía "escandaloso" que Mas haga autocrítica en nombre de la CUP. En tanto, el cabeza de lista de Junts pel Sí, Raül Romeva, agradeció la "generosidad" de los implicados en la negociación para destrabar el conflicto político. Romeva ha admitido que no ha sido fácil llegar al pacto, pero ha subrayado que "la importancia del momento" requería que se alcanzara una acuerdo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad