Artur Mas descafeina la propuesta de la Carec para evitar el fracaso

stop

Presidencia de la Generalitat limita el debate del plan anticrisis a cinco puntos genéricos

25 de marzo de 2011 (08:43 CET)

El president de la Generalitat, Artur Mas, no ha tenido más remedio que descafeinar la propuesta de acuerdo planteada por sus asesores para salvar la cumbre anticrisis de hoy viernes. El fiasco anunciado por la oposición de buena parte de las fuerzas políticas y por los sindicatos ha obligado a recular a Mas, que a última hora y después de intensos contactos reformuló la propuesta del Consell Assessor per a la Reactivació Econòmica i el Creixement (Carec).

Mas reformuló el extenso documento del Carec, 47 páginas a cinco propuestas que al rebajar el contenido programático dan pié al debate y a un posible acuerdo de mínimos.

Propuesta recortada

En síntesis, la propuesta de Presidencia de la Generalitat consta de cinco puntos. El primero reclama la simplificación administrativa y plantea la derogación de las normativas que obstaculizan la actividad económica. El segundo requiere el impulso a las infraestructuras, por ejemplo, el Corredor mediterráneo o la gestión desde Catalunya de los aeropuertos. El tercer punto aboga por una defensa conjunta de todas las fuerzas sociales y políticas de Catalunya de medidas que ayuden a mejorar la solvencia empresarial: impuesto de sociedades, evitar que respecto al IVA se tenga que ingresar antes de ser cobrado o adecuar la base imponible del IRPF a la capacidad económica de los individuos. El cuarto punto clave se refiere al Pacto fiscal y plantea que el Parlament presente un estudio sobre el tema antes del 31 de diciembre. El quinto y último punto que trata de la financiación empresarial y la flexibilidad laboral se solventa solicitando dos informes concretos al Carec.

Por el contrario, los elementos del informe del Carec que Artur Mas ha dejado en la cuneta eran los criticados por su contenido más claramente desregulador y liberal como crear un contrato de trabajo único, lo que supondría eliminar el actual contrato de trabajo fijo o aplicar el copago en aspectos como la sanidad o la justicia. Más genéricamente las críticas consideraron que todo el informe suponía un intento de privatizar la política.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad