Ben Alí abandona Túnez

stop

Tras 23 años en el poder, deja la presidencia en manos del primer ministro

Ben Alí

14 de enero de 2011 (19:31 CET)

El presidente de Túnez, Bel Alí, ha abandonado este viernes el país que lleva gobernando 23 años. Tras una nueva jornada de protestas en la calle (unas 8.000 personas han vuelto a pedir la dimisión de Alí), el mandatario ha cruzado la frontera hacia las cinco de la tarde. Se especula que sus destinos pueden ser o bien Francia o los Emiratos Árabes Unidos.

Ahora el control de Túnez queda en manos del primer ministro, Mohammad Ghannouchi. Un anuncio que él mismo ha hecho en la televisión estatal tras los rumores lanzados por Al-Jazira y Al-Arabiya que el poder quedaba en manos del presidente del Parlamento, Fuad Mbazaa. De hecho, este presidirá un comité del gobierno.

A la par que anunciaba que tomaba las riendas de la crisis política, Ghannouchi ha hablado de devolver la estabilidad a Túnez y ha asegurado que respectará la Constitución. Unas frases que pretenden inyectar confianza en el Gobierno, en las horas más bajas desde 1987 por la suma del descrédito de sus políticas, la creciente corrupción y una crisis económica que ha dejado sin trabajo a muchos tunecinos.

Protestas

Cabe recordar que las protestas en el país africano empezaron el pasado 17 de diciembre, cuando un joven de 26 años se inmoló delante del ayuntamiento de la localidad de Sidi Bouzid. Murió el 6 de enero y transcendió que su acción se debía al desespero por no tener trabajo y después de que la policía la confiscara su parada ambulante de venta de fruta por no tener los permisos necesarios.

Desde entonces la presión ha ido in crescendo y los enfrentamientos entre manifestantes y policía se han cobrado la vida de 23 personas según el Gobierno y 66, un número anunciado la Federación Internacional de Derechos Humanos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad