Boixareu ratifica que no tomaba decisiones en la fundación que creó para Urdangarin

stop

CASO URDANGARIN

Boixareu, en los juzgados

27 de junio de 2012 (20:02 CET)

El empresario catalán, Joaquim Boixareu, ha negado tener ningún papel directivo en la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS), institución que el mismo fundó a petición del duque de Palma, Iñaki Urdangarin, y su socio Diego Torres, durante su declaración como imputado ante el juez que instruye el caso. El empresario catalán ha comparecido ante el magistrado José Castro sobre las 16.30 en los juzgados de Barcelona, donde desde hoy hasta el viernes se celebrarán más de 80 comparecencias entre testigos e imputados.

El abogado de Boixareu, Javier Arraut, ha explicado que su cliente accedió a crear la fundación como pago a unos servicios de asesoría que le había prestado previamente y que están acreditados con facturas. "No quería cobrar esos 30.000 euros así que pactaron destinarlos a una fundación social", ha asegurado el letrado a los medios de comunicación a la salida del juzgado. Arrautz ha indicado que "en aquel momento, trabajar con su amigo Urgandarin era un honor" y que por eso no sospechó nada.

Posterior a la intervención del Rey

La institución, que recaudó más de 400.000 euros de donaciones en dos años, mantenía un enlace directo con una de las supuestas vías de evasión de toda la trama, la empresa De Goes Center. Al parecer, FDCIS controlaría la propia compañía.

Al parecer, la FDCIS se creó justo después de que la Casa Real pidiera a Urdangarin que abandonase su actividad en el Instituto Nóos. Así, una de las tesis de la acusación era que Boixareu actuó como hombre de paja para el yerno del Rey. "En ningún caso fue así. Urdangarin figuraba como presidente del consejo asesor y Torres como director general. No se ocultaron", ha indicado el letrado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad