Bruselas aprueba el rescate de Chipre

stop

CRISIS EUROZONA

Nicos Anastasiades. EFE

25 de marzo de 2013 (08:27 CET)

La Unión Europea (UE)  ha alcanzado este lunes, tras una larga jornada de negociaciones, un acuerdo sobre un rescate de 10.000 millones de euros para Chipre.

El compromiso ha llegado a punto de que venciera este lunes el plazo dado por el Banco Central Europeo (BCE) para cortar la liquidez a las entidades chipriotas, lo que hubiera provocado su bancarrota y la salida del país del euro. El primer tramo del rescate llegará en mayo.

Profundas reestructuraciones

A cambio de la ayuda, el Gobierno de Nicosia deberá liquidar el segundo banco del país, Laiki. También tendrá que someter a una profunda reestructuración el Banco de Chipre, la principal entidad de la isla. Los grandes depositantes en estos dos bancos, muchos de ellos rusos, deberán asumir fuertes pérdidas, pero se salvan los pequeños ahorradores con cuentas inferiores a 100.000 euros.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, no ha aclarado si los bancos chipriotas, que llevan cerrados una semana, podrán reabrir este martes. Ha dicho que la decisión deben tomarla en las próximas horas las autoridades chipriotas y la 'troika'.

Controles de capital

Además, ha sostenido que es "inevitable" que se mantengan los controles de capitales, aunque éstos deberán ser "temporales, proporcionales y no discriminatorios", según la declaración aprobada por el Eurogrupo.

El acuerdo sobre el rescate "es bueno para Chipre y bueno para la UE", ha dicho el presidente chipriota, Nicos Anastasiades, al término de las negociaciones, en las que ha llegado a amenazar con su dimisión.

Aportación del FMI

El Fondo Monetario Internacional (FMI) contribuirá a financiar el rescate, según ha anunciado su directora gerente, Christine Lagarde, que no ha precisado cuál será su aportación. Lagarde ha elogiado "la valentía de las autoridades chipriotas" y ha afirmado que el acuerdo es "bueno" porque protege a los depositantes asegurados. Además garantiza un reparto adecuado de la carga entre los europeos y los chipriotas.

Al no incluir una tasa a los depósitos, el rescate no necesita ser ratificado por el Parlamento chipriota, que ya aprobó el pasado viernes una ley para restringir la circulación de capitales y otra norma sobre reestructuración bancaria. En cambio, sí que deberá ser aprobado por los parlamentos de Alemania, Países Bajos y Finlandia.

El plan final de rescate supone un triunfo de las tesis del FMI y de Berlín, que desde el principio habían defendido una quita a los grandes depositantes, muchos de ellos rusos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad