Bruselas reclama a España que especifique cómo cumplirá el déficit en 2014

stop

AJUSTES DE LA UE

El vicepresidente económico de la CE, Olli Rehn. EFE / Olivier Hoslet

14 de noviembre de 2012 (17:39 CET)

Una comparecencia imprevista y dedicada en exclusiva a España. El vicepresidente económico de la Comisión Europa, Olli Rehn, ha querido referirse a España, desde Bruselas, justo el día de la huelga general.

El mensaje es claro. Los esfuerzos para atajar el déficit en 2012 y 2013 van en la buena dirección, y no serán necesarios otros recortes adicionales, pero el problema hay que situarlo en 2014. Rehn ha reclamado al gobierno español que especifique qué medidas aplicará para seguir en la senda de la llamada consolidación fiscal, y que no quiere decir otra cosa que la reducción rápida del déficit del Estado.

Las dudas de Bruselas

Las dudas de Rehn, sin embargo, tienen una justificación. El Ejecutivo todavía no ha dejado claro si piensa prorrogar la subida del IRPF, o si mantendrá la supresión de la paga extra de los funcionarios. También está en el aire la subida del IVA y la congelación de la contratación de nuevos funcionarios.

La Comisión Europea quiere despejar todas estas dudas. En función de ello, de un plan más a medio plazo, Bruselas analizará en febrero, como ha anunciado Rehn, la posibilidad de suavizar los ajustes que deberá aplicar el gobierno español. Y decidirá si reclama o no medidas adicionales.

Diferencias en el seno del Gobierno

Dentro del Gobierno existen diferencias. El ministro de Economía, Luis de Guindos, es partidario de mantener la subida del IRPF, mientras que el presidente Mariano Rajoy, ha manifestado su deseo de bajar el impuesto en cuanto pueda.

Pero Bruselas, al margen de esas dudas que percibe, reclama un mayor apego a la realidad. Y es que la Comisión Europea entiende que las previsiones para el próximo año, que ha realizado el Ejecutivo español, pueden ser demasiado optimistas. Aunque el propio Rehn le da más importancia al esfuerzo fiscal estructural que se realice que a los objetivos nominales de déficit.

Diferencias en las previsionoes de déficit

Veamos los datos. El Gobierno español espera una caída del PIB del 0,5% para 2013, aunque los diferentes organismos internacionales y analistas prevén un déficit del 1,5%.

El propio De Guindos ha señalado que el Gobierno mantiene sus previsiones. Para 2012, se prevé cerrarlo con un 6,3% de déficit; para 2013 prevé una caída del PIB del 4,5% y del 2,8% en 2014.

En cambio, la Comisión Europea ve otro escenario: el 8% de caída en 2012, aunque sería del 7% si no se cuenta la ayuda del rescate financiero que llegará en las próximas semanas; el 6% de déficit en 2013 y el 6,4% en 2014.

Por el momento, y con todas las necesidades financieras cubiertas para todo 2012, el Gobierno español sigue sin plantearse el rescate. Rehn se limitó este miércoles a señalar que es una decisión que sólo depende del Ejecutivo de Mariano Rajoy.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad