Caos familiar: lo que no veremos con las Google Glass

stop

La parodia de FirstBank muestra como la realidad aumentada podría provocar más de un problema

Google Glass llega a un acuerdo con el fabricante Luxottica

28 de abril de 2014 (11:28 CET)

En unos meses, las Google Glass formarán parte de nuestra vida como una herramienta más. La realidad aumentada que veremos a través de las lentes transformarán por completo nuestro día a día. Desde la forma de visitar un museo, seguir un partido de fútbol o ver una película hasta el modo en el que nos relacionaremos con nuestros familiares y amigos.

Precisamente, FirstBank, en colaboración con la agencia de publicidad TDA Boulder, ha recreado una hipotética escena en la que una familia se sienta a cenar con las Google Glass puestas. ¿Y cuál sería el resultado de llevar la tecnología a la mesa? Pues FirstBank muestra en un divertido vídeo que lo que vivirán muchos hogares a partir de finales de año será un auténtico caos.




El producto estrella de Google se anunció en 2012, pero hasta dentro de unos meses no estarán disponibles a un precio de venta que superará los 1.000 euros la unidad. Hace unas semanas, la tecnológica probó el apetito del mercado poniendo a la venta una edición limitada que en pocas horas se agotó. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad