Carles Puigdemont en Suiza, el 9 de septiembre. Foto: EFE/AA

Carles Puigdemont desvela que todavía no ha hablado con Pedro Sánchez

stop

El expresidente de la Generalitat asegura que dejar en suspenso la independencia de Cataluña “fue un error”

Barcelona, 01 de octubre de 2018 (09:46 CET)

Carles Puigdemont cada día pierde más trascendencia. El expresidente de la Generalitat huido admitió este lunes que no ha podido tener ningún contacto “ni directo ni indirecto” con Pedro Sánchez desde que el líder socialista fue erigido como presidente del Gobierno. En una entrevista concedida a El Món a RAC1, el líder catalán rememoró la jornada del 1 de octubre de 2017 y los sucesos posteriores.

"Dejar en suspenso la declaración de independencia del 10 de octubre fue un error, hoy no lo haría de la misma manera", admitió. Con el país prácticamente paralizado desde entonces, Puigdemont aseguró que "la gente que fue a votar ya sabía que iniciábamos una era con importantes incertidumbres".

El gerundense respondió a los que piensan que el Govern abandonó su idea de hacer efectivo el resultado del referéndum ilegal. "Entiendo que alguien pueda pensar que no hay un ritmo para implementar la República, porque hay dificultades evidentes, pero discrepo totalmente con él", señaló.

Por ello, hizo un llamamiento a la calma, precisamente un día después de que un encuentro entre independentistas y policías acabara con cargas de los Mossos d'Esquadra contra los primeros. "Los grandes éxitos del país se consiguen con dos actitudes: máxima unidad y compromiso cívico. Estos dos ingredientes se dieron ahora hace un año", dijo.

En la entrevista defendió la labor del consejero de Interior de la Generalitat, fuertemente criticado por los separatistas tras la intervención. "No debe dimitir, tiene una tarea muy difícil al frente de un cuerpo que ha quedado muy erosionado con el 155, es normal que con el tiempo que lleva en el Gobierno no haya podido arreglarlo", sostuvo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad