Carmena empieza a cargarse los monumentos franquistas

stop

El Ayuntamiento de Madrid acelera el cumplimiento a rajatabla de la Ley de Memoria Histórica

Los operarios de Madrid dejaron en el suelo el monolito al Alférez Provisional

Madrid, 02 de febrero de 2016 (11:36 CET)

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se ha puesto las pilas para acelerar la 'operación derribo' de monumentos franquistas en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. Ya van tres.

Se han tirado dos lápidas, una conmemorativa del fusilamiento de ocho carmelitas en el cementerio de Carabanchel y otra al falangista José García Vara, y se ha tirado el monolito en honor al Alférez Provisional. En los próximos días se quitarán otros cinco hitos, entre ellos dos placas dedicadas al diputado asesinado antes del inicio de la guerra, José Calvo Sotelo.

Polémica

Una de las operaciones no estuvo exenta de polémica. Tras intentar cargar en un camión el monolito al Alférez Provisional, los operarios terminaron dejándolo en el suelo, según El País, ante la oposición de varias personas. Los restos del monolito fueron cubiertos con una bandera española.

El pasado 22 de diciembre, el pleno municipal aprobó una propuesta del PSOE para cambiar antes del próximo verano el nombre de al menos 30 calles de la capital que hacen referencia a la dictadura franquista. La propuesta fue respaldada por Ahora Madrid y Ciudadanos, y contó con el voto en contra del Partido Popular.

Más actuaciones

A lo largo de las próximas semanas, el Ayuntamiento retirará dos lápidas en recuerdo del diputado de Renovación Española José Calvo Sotelo, asesinado antes del comienzo de la contienda. Una de ellas se encuentra en el grupo escultórico situado en plaza de Castilla y la otra en la calle de Velázquez.

También se desmontará la lápida a los Caídos en Chamartín de la Rosa (plaza del Duque de Pastrana); el monumento a los Mártires de la Sacramental (cementerio de San Isidro); y la placa a los Hermanos Falcó y Álvarez de Toledo (Barajas).

Perplejidad del PSOE

La concejal y portavoz de Cultura del grupo municipal socialista, Mar Espinar, mostró ayer su "completa perplejidad" por el derribo del monolito dedicado al Alférez Provisional. "No se pueden tirar o quitar los monumentos, nos gusten o no, de esta manera.

La elección de las placas, esculturas o conjuntos que se vayan a eliminar deben pasar antes por la Comisión de Cultura del Ayuntamiento, que es la que debe dar su visto bueno tras analizar los casos".

Los socialistas, asegura la edil, no tenían ayer ningún conocimiento oficial de lo que estaba haciendo el Ayuntamiento, "no hay informes al respecto". "Aún estamos esperando que nos envíen los de la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica", apuntaba la edil socialista.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad