Carmena no evita que un apoderado de Gürtel logre una concesión en Madrid

stop

RISTRA DE ADJUDICACIONES PARA IGNACIO TRIANA

Ignacio Triana, a la izquierda, en un polideportivo que gestiona en Coslada (Madrid)

en Madrid, 28 de julio de 2015 (14:34 CET)

El pasado viernes 24 de julio, el Ayuntamiento de Madrid publicaba en su perfil del contratante la adjudicación de una concesión municipal a la empresa Carpa Servicios y Conservación, que una semana antes había recibido el visto bueno de la mesa de contratación. Se trata de la gestión del centro deportivo municipal Barceló, adjudicada a esta empresa por un canon de 608.000 euros, menos de la mitad de los 1,3 millones de euros presupuestados.

Como en otros casos, es un expediente cuya tramitación se inició bajo el mandato al frente del consistorio de Ana Botella, y ha acabado siendo rematado ya con Manuela Carmena como alcaldesa de Madrid.

Lo único que ha cambiado durante el procedimiento han sido los miembros de la mesa de contratación. Inicialmente, la presidió David Erguido, concejal popular del distrito Centro, y ahora lo ha hecho, para refrendar la adjudicación definitiva, Jorge García Castaño, el edil de Ahora Madrid.

Reguero de concesiones

Carpa Servicios y Conservación es una más de las cerca de 20 empresas constituidas por Ignacio Triana Gracián durante los últimos cinco años, para lograr diversas concesiones sobre espacios deportivos en diversos municipios de la Comunidad de Madrid (Fuenlabrada, Móstoles, Parla y la capital), en Segovia y en la localidad alicantina de Elche.

Hasta 2010, Triana había sido apoderado, primero de Sufi y luego de Valoriza, filiales del grupo Sacyr implicadas en la trama Gürtel durante su estancia en las mismas, a las que el juez Pablo Ruz señalaba en el sumario por haber pagado comisiones a cambio de contratas de basuras en varias localidad de Madrid, Salamanca y Toledo.

Con PP y con PSOE

La del centro deportivo Barceló, en pleno centro de Madrid, entre las calles Hortaleza y Fuencarral, es una más de las instalaciones que ha logrado Carpa Servicios y Conservación para su explotación en la Comunidad de Madrid. Antes, lo había hecho en Móstoles, Coslada, Parla, Getafe o en el distrito de Chamartín, también en la capital.

Tanto en los municipios de Madrid con en los de otras provincias, Triana no ha tenido problema alguno para lograr que, indistintamente, gobiernos del PP o del PSOE, acabaran por adjudicar estas lucrativas concesiones.

Canon más barato

En el caso del centro deportivo municipal Barceló, la concesión se realiza por un periodo improrrogable de 25 años, en los que Carpa –la empresa de Triana–, deberá abonar un canon total de 608.000 euros.

Un precio, muy por debajo de los 1,3 millones de euros que figuraban como precio de salida, que contraviene la cláusula del pliego administrativo que aludía a la necesidad de ofertar al alza. De esta manera, a Triana Gracián el canon le saldrá por 24.320 euros anuales.

Más de 1,7 millones de beneficio neto

Además de ese gasto, Carpa deberá correr con aproximadamente 1,5 millones por obras y materiales y otros 950.000 euros anuales en servicios, personal y costes de la cafetería. Total, algo más de 25 millones durante los 25 años que dura la concesión.

A partir de aquí, los ingresos. Podrían ser más, pero solo con los 950.000 ingresos anuales, que se prevén por la explotación del polideportivo, prácticamente se cubrirían los gastos recurrentes de servicios, personal y cafetería.

Quedarían cerca de 3,5 millones de euros que la concesionaria ingresaría por explotar la cafetería situada en la azotea del centro deportivo, con una terraza de 130 metros cuadrados y un aforo para 180 clientes. Si a esta cantidad se le descuenta los 1,5 millones de euros para obras y materiales, quedaría un beneficio neto acumulado de algo más de 1,7 millones para la empresa de Triana.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad