Rajoy y Aznar, en la convención nacional del PP de enero de 2015. EFE/Kiko Huesca

Casado recurre a Aznar y Rajoy para la recta final de la campaña

stop

Jose María Aznar dice que Pedro Sánchez "es la nada" y Mariano Rajoy abunda en el giro al centro escenificado por Pablo Casado en el debate del lunes

Barcelona, 23 de abril de 2019 (17:52 CET)

El PP ha decidido acelerar en la recta final de la campaña y, tras el primero de los dos debates a cuatro bandas, ha sacado a la palestra a sus dos expresidentes del Gobierno, José María Aznar y Mariano Rajoy, en apoyo a su candidato, Pablo Casado.

Aznar ya dejó claro con su intervención en un mitin en Barcelona hace dos viernes -el primero en el que interviene en Cataluña en más de 15 años- que ha cerrado las cuentas pendientes que tenía con el partido y que se iba a volcar con Casado. Y este martes, en un acto con militantes en El Ejido (Almería), hizo un elogio de su intervención en el debate de RTVE, en el que, a su juicio, y "más allá del efectismo y las brillanteces retóricas", el candidato del PP fue el único que "dio una imagen de candidato a la presidencia". 

El expresidente además sacó pecho y rebajó la categoría de los rivales de Casado. "Si me encuentro a alguno de los candidatos que había ayer, me dura muy poco", remató. Con quien se mostró más duro fue con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que definió como "un robot malo" al que el cargo le viene grande porque "una cosa es plagiar una tesis doctoral y otra es ser presidente".

Aznar carga contra Sánchez

Para Aznar, tras sus meses en la Moncloa y el primero de los debates, Sánchez "no es que sea un don nadie, porque ser un don nadie ese ser alguien. Es que es la nada. Tiene un guión y cuando le sacan del guión no sabe qué decir". Además, el expresidente advirtió de que si el PSOE gobierna tendrá a su lado a los "radicales de Podemos", de los que dijo: "No es que digan que van a venir a cogerte tu dinero y llevárselo, es que van a venir, van a coger tu dinero y se lo van a llevar. No caben más disparates". 

Por lo que respecta al presidenciable de Cs, Albert Rivera, en posición tanto de pactar con el PP como de hacerlo con los socialistas, criticó Aznar su ambivalencia. No le gustan, dijo, los candidatos que "defienden cada día una cosa". 

Sea como fuere, Aznar ,que consideró que "la fragmentación" del coto "es una maldita derrota para el centro derecha", pidió el voto útil porque, según advirtió, solo hay dos alternativas: una "coalición de izquierdas, de secesionistas, de Podemos y batasunos" o una fórmula "constitucional" liderada por el PP y que, según él, "asegura la estabilidad, la seguridad y el orden de España para el futuro".

Rajoy se reivindica

Mientras, Rajoy, en un acto en Alicante, abonó el giro al centro escenificado por Casado en el debate del lunes. El también expresidente defendió que el PP es un partido formado por gente "moderada" que trabaja para mejorar España "sin elevar la voz y sin estridencias" porque "la política es trabajar y no pronunciar un discurso o una idea brillante". Y de su candidato dijo que es "un hombre joven, ya curtido, con ambición y que tiene ganas y está al frente de una gran fuerza". 

De paso, Rajoy aprovechó para criticar a los "parlanchines que circulan por ahí", un mensaje que puede valer igual para Vox que para Cs o cualquier que critique su gestión. "Ya me gustaría a mí verlos en una situación como la que se vió el PP" cuando en 2011 llegó al gobierno en plena crisis, dijo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad