Cataluña adjudica parte del servicio de ambulancias a una empresa que fue excluida en Galicia

stop

Un concurso polémico

Una ambulancia en el Parc Taulí de Sabadell

en Barcelona, 10 de julio de 2015 (20:13 CET)

Mientras Cataluña confirma la adjudicación del transporte sanitario, una de las empresas adjudicatarias ha sido excluida del concurso en Galicia. El Grupo Lafuente, con sede en Rubí, participa en una de las UTE (unión temporal de empresas) que se ha presentado a concurso en Galicia y que ha sido excluida por irregularidades. Precisamente las mismas irregularidades técnicas por las cuales se había recurrido, sin éxito, la adjudicación en Cataluña.

La empresa gallega Transa se presentó a ocho de los lotes en Galicia. En uno de ellos, el número 6, lo hizo con Lafuente, empresa adjudicataria de tres lotes en Cataluña con Egara. Varios de los participantes en el concurso gallego recurrieron la participación de Transa en todos los lotes por no aportar la garantía exigida en los pliegues del concurso, según han explicado fuentes conocedoras de éste a Economía Digital.

Irregularidades

Dichos recursos argumentaban, además, deficiencias técnicas en los vehículos para poder dar un buen servicio de urgencias. La Xunta de Galicia ha terminado por descartar seis de las ofertas de Transa. De estas, dos por deficiencias técnicas, una de ellas la del lote 6, al que optaba con Lafuente, según han explicado desde la consejería de Sanidade.

Así, a pesar de que no se aceptó el recurso por la falta de garantías, cuando los técnicos de la consejería fueron a revisar los vehículos que Transa-Lafuente iban a utilizar para el servicio de urgencias, encontraron que no cumplían con los requisitos solicitados.

Un concurso de 2.000 millones

La adjudicación del servicio de urgencias en Galicia ha llegado poco después del de Cataluña y con algunas similitudes, aunque resueltas de forma distinta. En el concurso de la Generalitat, valorado en unos 2.000 millones de euros, Lafuente se presentó en una UTE con Egara y se adjudicó tres de los trece lotes. Eso fue en segunda instancia, cuando en marzo la consejería de Salut rectificó la adjudicación provisional, que solo le daba uno y beneficiaba a Transport Sanitari de Catalunya (TSC) y la danesa Falck.

Las empresas que quedaron fuera del concurso presentaron recursos contra las adjudicaciones a TSC, que se llevó seis lotes, y a Egara-Lafuente. Los recursos argumentaban precisamente lo que se ha visto en Galicia, una falta de recursos para llevar a cabo el servicio con garantías y numerosas deficiencias técnicas, como vehículos no válidos, con exceso de carga o que ya se estaban utilizando en otras regiones.

La Generalitat no rectifica

A diferencia de Galicia, Cataluña no ha hecho caso a las reclamaciones y esta misma semana el Tribunal Català de Contractes del Sector Públic ha descartado los recursos y ha ratificado la adjudicación de marzo, que además de los seis lotes a TSC y los 3 a Egara-Lafuente, daba 3 a Falck y uno a La Pau. Las empresas que pusieron las reclamaciones, entre las que se encuentran algunas históricas como Ambulàncies Baix Ebre, Ambulàncies Reus y Ambulancias Sanjuan, tienen ahora la opción de presentar recurso por la vía judicial.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad