Catalunya amplía el déficit con la Seguridad Social en 2012

stop

FINANZAS PÚBLICAS

El conseller Mas-Colell y el ministro Montoro./EFE

15 de marzo de 2013 (23:30 CET)

La situación es de extrema gravedad. Los ingresos caen, y los subsidios por desempleo aumentan. Catalunya presenta con el resto de España un déficit fiscal que es entre un 5% y un 8%-9% de su PIB, en función del método de cálculo utilizado.

Pero ese déficit se reduce en gran medida cuando el Estado también tiene déficit. El motivo es claro: en un ciclo económico de recesión, el motor de la economía catalana se gripa, y precisa de las aportaciones de la Seguridad Social, que paga los subsidios de desempleo. El Estado aumenta su déficit porque debe pagar mayores prestaciones.

Y Catalunya ha roto en los últimos años un patrón económico, que reflejaba un supéravit con la Seguridad Social. Es decir, en la balanza había más ingresos que gastos, por cotizaciones sociales, frente al pago de subsidios y jubilaciones.

En 2012, aunque los datos se cerrarán con la liquidación definitiva del ejercicio, Catalunya presentó un déficit con la Seguridad Social de 3.777 millones de euros. Son datos de la Seguridad Social, sin contar las operaciones financieras, las entidades gestoras y los servicios comunes.

Superávit durante 15 años


La relación de Catalunya con la Seguridad Social fue uno de los temas centrales de la campaña electoral del 25N. Los dirigentes políticos catalanes favorables a la independencia defendían que Catalunya podría, en el futuro, pagar a sus desempleados y jubilados, porque no sufriría el déficit fiscal que ahora tiene con el resto de España.

El Departament d'Economia difundió, entonces, un informe en el que analizaba las aportaciones de Catalunya a la Seguridad Social. Y la conclusión fue que el saldo en los últimos 15 años fue positivo, con 24.774 millones de euros de superávit.

Los datos que ofreció Economia partían de la liquidación del presupuesto del sistema de la Seguridad Social y la liquidación del presupuesto de los organismos autónomos, agencias estatales y otros organismos públicos, y el INE. El periodo analizado era desde 1995 hasta 2010. En los años anteriores, se aseguró, la Administración de la Seguridad Social financiaba también Sanidad y, por tanto, la serie no podía ser comparable para analizar su sostenibilidad “tal y como está configurada”.

Tendencia negativa

Sólo en los periodos entre 1995-1996 y entre 2009 y 2010, debido a las elevadas tasas de paro --del 20% en el primer caso, y del 18% en el segundo-- Catalunya tuvo déficit con la Seguridad Social.

Es decir, sólo en esos años las prestaciones subieron y bajaron las cotizaciones, creando un déficit de 1.254 millones en 2009, y de 2.142 en 2010.

Pero, según los datos de 2011 y 2012, esa tendencia de 2010 se ha mantenido debido a la grave crisis económica.

Y, aunque las cifras de los dos últimos años no son estrictamente comparables con la serie apuntada, porque no son ejercicios liquidados y porque son datos que no cuentan las operaciones financieras, las entidades gestoras y los servicios comunes, el déficit con la Seguridad Social ha llegado para quedarse, si no cambia drásticamente la situación económica.

Los argumentos de Rajoy

En 2011 hubo una pequeña mejora, respecto a 2010, y el déficit de Catalunya con la Seguridad Social fue de 1.167 millones de euros. Pero en 2012 aumento hasta los 3.777 millones de euros.

Esas cifras justificarían el rechazo del Gobierno de Mariano Rajoy a establecer un mejor reparto del déficit entre las comunidades autónomas, como pide con insistencia el Ejecutivo de Artur Mas.

Rajoy, en su discurso sobre el estado de la nación, defendió que la Administración central se otorgue un mayor margen de déficit, sin poder fijar un porcentaje preciso, con la idea de atender imponderables, y citó, por este orden: el seguro del desempleo, los intereses de la deuda, las partidas para atender a la financiación de las autonomías, las pensiones de la Seguridad Social y los compromisos que se adquieran en el seno de la Unión Europea.

La catedrática de Hacienda Pública de la UB, Núria Bosch, asegura que esa necesidad de la Administración central “no justifica el poco margen que se ha dejado a las autonomías”. Todo el Estado español debe cumplir el 4,5% de déficit en 2013, a la espera de que la Comisión Europea lo flexibilice. Y del 4,5%, las autonomías deben cumplir el 0,7%, cuando se responsabilizan de una tercera parte del gasto.

Alarmante paro

La recesión, sin embargo, está causando estragos en toda la economía española. La Seguridad Social cerró el ejercicio de 2012 con un déficit de 10.131 millones, el 0,96% del PIB.

Andalucía lidera el déficit de las autonomías con la Seguridad Social, y supera los 4.000 millones. Galicia llega a los 3.000 millones de déficit, y la Comunitat Valencia alcanza los 2.500 millones. Sólo Madrid y Baleares tienen superávit con la Seguridad Social. Madrid roza los 1.000 millones, y Baleares no llega a los 100 millones.

Los datos no dejan de reflejar la crisis en toda España. Catalunya tiene un paro del 23,94%, por el 35,86% de Andalucía; el 28,10% de Valencia, el 34% de Extremadura o el 23,76% de Asturias. La mejor es Madrid, pero la cifra tampoco es positiva: un 19,88% de paro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad