“Catalunya tiene carácter de sujeto político y jurídico soberano”

stop

ACUERDO NACIONALISTA

Manifestación de la Diada/EFE

10 de enero de 2013 (21:59 CET)

Debilitado Josep Antoni Duran Lleida, tras el acuerdo judicial que cierra el caso Pallerols, noqueado el PSC, que sigue sin saber qué camino tomar, el president Artur Mas está dispuesto a seguir su proyecto soberanista. A falta de algún gesto o decisión de alcance por parte del Gobierno de Mariano Rajoy, Mas ha acordado con su socio, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, una declaración de independencia que rompe todos los moldes y que supondrá un reto mayúsculo para el conjunto del Estado.

La declaración se fundamenta en la legitimidad del principio democrático. Es decir, busca la fuerza de los votos, al margen del ordenamiento jurídico del Estado y de la Constitución.

“El pueblo de Catalunya tiene, por razones de legitimidad democrática, carácter de sujeto político y jurídico soberano”, asegura en el primer, de los seis puntos de la declaración.

Herramientas para el derecho a decidir

Todo el texto, consensuado entre CiU y Esquerra Republicana, tiene como fin la convocatoria del referéndum de independencia. Así, se insiste en que “el proceso será escrupulosamente democrático”, y que se ofrecerán “todas las herramientas” para que los ciudadanos puedan ejercer el derecho a decidir.

También se fija que se iniciará una vía de diálogo con “el Estado español” --la Generalitat es Estado español--, las instituciones europeas y el conjunto de la comunidad internacional.

Las dos fuerzas políticas nacionalistas buscarán ahora el apoyo de otros partidos, principalmente el del PSC y el de ICV, y la CUP, favorables al derecho a decidir. La previsión es que la propuesta de declaración la asuma el Parlament en su primera sesión de esta legislatura, el próximo 23 de enero.

Convocar una consulta, ¿y perder?

El concurso del resto de fuerzas políticas, sin embargo, puede ser complicado, porque tanto CiU como ERC han querido tener, primero, preparado un texto conjunto. Y, aunque se muestran abiertas a posibles modificaciones, la columna vertebral de la declaración está clara: ser un sujeto jurídico.

Esa cuestión es esencial. De hecho, en determinados círculos nacionalistas, cercanos a CiU y a ERC, existe un debate: ¿es mejor o peor convocar un referéndum aunque los favorables a la independencia lo pierdan?

El president Mas considera, según fuentes de Convergència, que, aunque se perdiera, el precedente ya se habría constituido: Catalunya puede decidir su futuro. Se habría convertido en sujeto jurídico propio. Y eso es, precisamente, lo que quiere evitar a toda costa el Gobierno de Mariano Rajoy, una posición, la del PP, que es la misma que defiende el PSOE: Catalunya forma parte del demos de la ciudadanía española.

El reto lo tendrá el PSC, que desea llevar al próximo comité federal del PSOE una propuesta en la que defiende la posibilidad de convocar esa consulta soberanista.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad