Cifuentes coloca al concejal de los sobrecostes en el Metro de Madrid

stop

POLÉMICA DESIGNACIÓN

El exalcalde Alberto Ruiz Gallardón y su mano derecha, Juan Bravo.

Madrid , 31 de agosto de 2015 (21:05 CET)

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, designará como consejero del Metro de Madrid a Juan Bravo, el concejal de Alberto Ruiz Gallardón, responsable del sobrecoste de la M-30 y del endeudamiento de la capital que llegó hasta los 7.000 millones de euros.

Cifuentes también ha designado a Pedro Rollán, exalcalde de Torrejón de Ardoz, que multiplicó por nueve la deuda municipal durante su mandato. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha asegurado que el Metro de Madrid será una de las prioridades del nuevo gobierno y, para llevar a cabo la reducción de la deuda y la mejora del servicio, ha fichado a Juan Bravo y Pedro Rollán.

El Metro de Madrid afronta una complicada situación después de una legislatura de recortes de costes y personal. Este verano, los trabajadores denunciaron la falta de trenes y de personal en buena parte de las estaciones, especialmente en las aperturas y los cierres. Después de las 22:000 horas, hasta 58 estaciones se quedaron sin personal durante este verano, según las denuncias de los sindicatos.  

Los concejales de Ahora Madrid han pedido este lunes explicaciones sobre los incumplimientos y retrasos del Metro en una renión del Consorcio Regional de Transporte, conformado por el Ayuntamiento y la Comunidad. Los concejales han solicitado informes sobre las causas del mal servicio. 

Críticas hasta de los aliados

Cifuentes es consciente de la situación precaria y de la falta de mantenimiento en el Metro, tanto que acaba de anunciar mejoras y nuevas inversiones. Pero para lograr el propósito, parece haber comenzado con mail pie. El propio grupo parlamentario que permitió la investidura de Cifuentes, Ciudadanos, ha mostrado preocupación por la recolocación de los dos ediles madrileños en el Metro de Madrid.

"La gestión de Juan Bravo como Concejal de Hacienda en el Ayuntamiento de Madrid se ha visto empañada por los importantes sobrecostes derivados de sus proyectos estrella y por un incremento exponencial del endeudamiento municipal. Hay que recordar la gestión de Bravo en la concesión de la M45 o en el endeudamiento y falta de rigor en la ejecución presupuestaria del proyecto Calle30, así como la demoledora intervención de la UE sobre la planificada ampliación de Metro", ha explicado el diputado de Ciudadanos Juan Rubio.

Autopista ruinosa y ampliación de metro polémica

Juan Bravo, conocido entre la oposición como el concejal de los sobrecostes, fue viceconsejero de Hacienda en la Comunidad de Madrid  entre 1997 y 2001, consejero de Hacienda (2001-2003) y concejal de Hacienda en el Ayuntamiento de Madrid (2003-2012). Con la promoción de Gallardón al ministerio de Justicia --quien blindó los sueldos de por vida de los altos cargos antes de despedirse del Ayuntamiento--, Bravo se convirtió en su mano derecha.

Con apenas 35 años fue nombrado consejero de Hacienda a pesar de que no es economista sino abogado. Como aportación a las finanzas de la Comunidad, Bravo concibió la idea de construir la M-45 con el llamado "peaje en la sombra", que consistía en que empresa privadas construyeran por tramos la autopista que luego pagaría la administración en función del tráfico. Una obra que hubiese costado 480 millones con gestión directa, se ha disparó hasta los 2.000 millones, según denunció la oposición.

Bravo también concibió la ampliación del metro a través de la empresa municipal Mintra para que la deuda no computara a la Comunidad de Madrid, una acción que recibió la condena de la Unión Europea y que elevó la deuda de la Comunidad a 10.000 millones de euros. Años después, tendría una actuación similar en el Ayuntamiento de Madrid cuando construyó las obras olímpicas de la Caja Mágica, el Centro Acuático y el traslado del Ayuntamiento al Palacio de Cibeles.

"Se ha demostrado que fue un gestor muy perjudicial para Madrid y no salimos de nuestro asombro con esta nueva puerta giratoria", aseguró Miguel Ángel Lorenzo, portavoz Somos Sindicalistas, el sindicato que ha irrumpido con fuerza en el Ayuntamiento de Madrid.

En el ministerio de Justica también se encargó de dos proyectos que levantaron el rechazo de diferentes colectivos: las tasas judiciales y la privatización del Registro Civil, que finalmente fue paralizado por el Gobierno después de movilizaciones y protestas en toda España. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad