Colau corrige las pifias de Carmena para aplicar su memoria histórica

stop

La alcaldesa de Barcelona evita concretar que calles eliminará en la aplicación de su programa de recuperación del pasado

Las alcaldesas de Barcelona y Madrid, Ada Colau y Manuela Carmena.

Barcelona, 11 de febrero de 2016 (21:08 CET)

Manuela Carmena ha metido la pata con su programa de recuperación de la memoria histórica. El plan de la alcaldesa de Madrid no es muy selectivo y lo que plantea es llevárselo todo por delante incluidas las calles dedicadas a personajes respetados por la opinión pública como el pintor Salvador Dalí, el escritor Josep Pla, el dramaturgo Miguel Mihura, el poeta Manuel Machado o el presidente del COI José Antonio Samarach.

La alcaldesa de Barcelona ha aprendido de la pifia de su colega y, aunque ha puesto en marcha su propio plan de memoria histórica, ha ido con mucho cuidado para evitar que le lluevan las críticas como a Carmena. La táctica de Colau ha consistido en ser muy genérica y en no concretar con la doble finalidad de quedar bien con su parroquia y no ofender a los admiradores  de, por ejemplo, Dalí o Pla.

Un programa muy inconcreto

Lo que ha hecho Colau es constituir un Comisionado de Programas de Memoria. Este organismo presentó el jueves sus líneas estratégicas que pasan por "recuperar, mantener y difundir los fenómenos memoriales contemporáneos". De hecho, el Comisionado ha presentado su proyecto en un documento de cuatro páginas repletas de frases tan inconcretas como ésta.

Así, se propone reivindicar el patrimonio como "legado que recibimos de nuestros antepasados porque cosas hay más fuertemente inscritas en las memorias de las clases subalternas que los actos contra las tiranías, las rebeliones y sus consecuencias" (Sic).

Mantenimiento del Born como homenaje a 1714

Y también ve necesario "hacer visibles voces, colectivos y movimientos que han estado sin representación pese a su importancia, dar visibilidad a las luchas obreras, a las expresiones igualitarias y a los movimientos sociales para la consecución de derechos civiles y a corregir el déficit de la representación de género".

De entre las pocas concreciones que pueden extraerse de la propuesta de Colau para la memoria histórica destaca el mantenimiento del mercado del Born como monumento al recuerdo de los hechos de 1714 en la línea de lo que estableció el anterior alcalde de Barcelona, el convergente Xavier Trias.

Plaza de Puig Antich

Además, Colau avisa que su Gobierno señalizará "los lugares de memoria de la ciudad", aunque no detalla cuáles son, y de que iniciará el programa de "Memoria insumisa que consiste en elaborar un inventario de los sitios de memoria relativos a acontecimientos, circunstancias y hechos vinculados a los movimientos populares democráticos de los siglos XIX, XX y XXI". La comisaría de la Vía Laietana será uno de esos lugares. El único que adelanta el Comisionado de Programas de Memoria.    

Por último, este comisionado adelanta que inaugurará una plaza en memoria del último fusilado del franquismo, Salvador Puig Antich en Roquetes, que realizará una exposición sobre la ley de amnistía de 1977 y que celebrará el 85 aniversario de la proclamación de la Segunda República el próximo 14 de abril.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad