Colau retira su plan de rehabilitación urbana por un plante del PSC

stop

El equipo de la alcaldesa pretendía presentar el proyecto sin consensuarlo con los socialistas, con quienes negocia un posible pacto de Gobierno

Jaume Collboni y Ada Colau. / EFE

Barcelona, 21 de febrero de 2016 (01:00 CET)

El Ayuntamiento de Barcelona convocó el pasado viernes a la prensa con el objetivo de presentar su estrategia para la rehabilitación urbana de Barcelona. La cita era a las 11.30 y la presentación del plan corría a cargo de la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, y del concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner.

En la convocatoria que envió a los medios de comunicación, el Ayuntamiento anunciaba también que el Gobierno municipal ya tiene lista la estrategia para la rehabilitación urbana en Barcelona para el periodo 2016-2019, y que la presentará en el pleno municipal del próximo 26 de febrero.

Anulación sin explicaciones

El mismo viernes a primera hora de la mañana, el Ayuntamiento desconvocó a la prensa a través de una breve nota en la que se limitaba a indicar: "anulado el acto inicialmente previsto para hoy de presentación de la estrategia para la rehabilitación urbana que impulsa el Gobierno municipal".

¿Qué sucedió para que en tan breve espacio de tiempo el equipo de Ada Colau retirase su plan de rehabilitación urbana? No hubo ninguna indisposición de los concejales encargados de presentar el proyecto. El gobierno municipal tampoco está cerrando flecos de última hora ni añadiendo detalles  a su propuesta.

Precipitación

Lo que ocurrió es que el equipo de Colau se precipitó, como ya ha ocurrido en alguna otra ocasión. Sanz y Montaner dieron por cerrado el plan de rehabilitación urbana sin consensuarlo con el PSC. Barcelona en Comú negocia la posible entrada de los socialistas en el Gobierno municipal. Eso implicaría pactar una serie de asuntos y, precisamente, sobre la mesa de negociaciones se encontraba el plan de rehabilitación.

Los de Colau anunciaron la presentación sin esperar al visto bueno de los socialistas, que se levantaron de la mesa de negociaciones, según ha podido saber Economía Digital de fuentes conocedores de la reunión. Tras el plante del PSC, Barcelona en Comú recapacitó y retiró la presentación del plan, que ahora tendrá que esperar para ver la luz a que el equipo de Jaume Collboni le dé el visto bueno.

Discrepancias previas por el metro

Colau, que cuenta con 11 concejales, y Collboni, que tiene cuatro en un Consistorio donde la mayoría absoluta se sitúa en 21 regidores, están negociando un pacto de Gobierno. No obstante, las conversaciones no son fáciles. El escollo del plan de rehabilitación no es el primero con el que se encuentran los negociadores.

La semana pasada la posibilidad de cerrar un pacto ya se vio enturbiada por la promesa que la alcaldesa le hizo al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de sufragar los gastos de la línea 10 del metro, que unirá la Zona Franca con el barrio de La Marina. Los socialistas no ven realista esa promesa al considerar que si el Ayuntamiento paga las obras del tranvía y las de este nuevo ramal del metro, se quedará sin dinero para invertir en los barrios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad