Colau se saca de la chistera un plan de 1.500 millones

stop

La alcaldesa anuncia que prepara una treintena de proyectos para potenciar el área del Llobregat con viviendas, empresas y corredores verdes

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, acompañada por la decana del Colegio de Periodistas de Cataluña, Neus Bonet. EFE/Andreu Dalmau

Barcelona, 16 de enero de 2017 (19:32 CET)

En su comparencia anual en el Colegio de Periodistas de Cataluña, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunció este lunes un nuevo plan de inversiones para el área urbana del Llobregat que valoró en 1.500 millones de euros y con un plazo de ejecución de diez años.  

En esta área, concretamente en los barrios de las Marinas, se contempla la construcción de 11.865 nuevas viviendas, de las cuales unas 5.200 serían públicas y 5.700 de venta libre. Ocuparían una extensión equivalente a 40 manzanas del Ensanche barcelonés.  

El proyecto que impulsa el equipo de gobierno de Ada Colau no tiene nada que ver con el Blau Ictinea, la iniciativa del anterior alcalde, Xavier Trias, de crear un barrio de alto standing en el frente marítimo. Colau reiteró que esta idea está "descartada".  

Ampliación de Mercabarna

Entre la montaña de Montjuic y el río Llobregat se preparan una treintena de nuevos proyectos. Entre estos, la alcaldesa destacó cuatro iniciativas: la primera, la ampliación de Mercaberna, para incluir una nueva superficie dedicada al producto ecológico y de proximidad.  

La segunda, poner en marcha la estación intermodal férrea del puerto de Barcelona. La tercera, crear una plataforma de suelo industrial para las pimes y las empresas de economía social. Para ello, se aprovecharán terrenos en desuso del Ayuntamiento y del Consorcio de la Zona Franca. Y finalmente, la obertura de corredores verdes, que permitirán el paso de peatones y ciclistas. Una de estas vías seguirá el frente litoral de la montaña de Montjuic.  

Apuesta por el liderazgo del sector público, pero con colaboración privada

Para encarar estos proyectos, Colau indicó que será imprescindible la colaboración de la iniciativa pública y de la privada. No obstante, la alcaldesa recalcó que el liderazgo será público.

Colau subrayó que están preparando "el segundo plan del delta del Llobregat" más de treinta años después de la redacción del primero, que se centró en la desviación del río y en la ampliación del puerto y del aeropuerto del Prat. La alcaldesa indicó que van más allá de la tradicional concepción de la ciudad como "un anfiteatro encajado entre el mar y la sierra de Collserola". Ahora darán importancia a sus ríos, el Llobregat y el Besós. Esta última área, al norte de la ciudad, ha sido objeto de especial atención en el primer tramo de su mandato y, en el segundo, dirigirá su atención al sur.  

La alcaldesa tan sólo hizo una referencia a la cuestión de confianza a la que se ha sometido para aprobar los presupuestos municipales. "No podemos ser triunfalistas", reconoció, aunque luego se apuntó lo que cualificó como éxitos: la entrada del PSC a su gobierno, el plan de barrios o la congelación de las tarifas del transporte.  

Se mostró confiada en la aprobación del Plan Especial de Alojamientos Turísticos (PEUAT). Aseguró que ve "posible" un acuerdo con los grupos de ERC y de la CUP, especialmente después de la incorporación de diversas de sus enmiendas, aunque desde estas formaciones se recalcan las diferencias que les separan. Tan sólo descartó un acuerdo con el PP.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad