Convergència salva al rey Felipe

stop

El partido rechaza en La Garriga una moción de ERC y la CUP para pedir que el monarca fuera declarado persona non grata

Carles Puigdemont y Felipe VI

Barcelona, 26 de febrero de 2016 (11:27 CET)

Estética, o gestos que denoten que Cataluña ha desconectado de España. Retórica del movimiento independentista a la que, esta vez, no se ha sumado Convergència Democràtica. En el municipio de La Garriga (Barcelona), Convergència ha rechazado una moción de ERC y la CUP en la que se pedía que el rey Felipe VI fuera declarado persona non grata.

Se trata de desacreditar la monarquía española, al entender que Cataluña ya ha iniciado los pasos para desconectarse y ser un estado independiente. En La Garriga, Convergència tiene la alcaldía, con siete concejales. Y la alcaldesa, Meritxell Budó, se ha resistido a secundar esa moción. Lo curioso es que la respuesta ofrecida para ello se basa en que el municipio ya habría desconectado, porque ya no hay simbología borbónica en el ayuntamiento.

En contra de la gestualización

El hecho es que Convergència, con sus dirigentes y cuadros en el territorio, ha comenzado a interiorizar que los gestos estéticos son más contraproducentes que beneficiosos, y que debe limitarse ahora a tratar de impulsar el proyecto soberanista desde el Parlament, sin vulnerar la ley, y buscando la negociación.

Pero las fuerzas políticas independentistas, como ERC o la CUP seguirán buscando ese cuerpo a cuerpo con CDC.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad