Corralito en Grecia: los bancos helenos cierran una semana

stop

CRISIS EN LA EUROZONA

Largas colas ante una terminal bancaria en Grecia

Barcelona, 28 de junio de 2015 (19:16 CET)

Un país en plena Eurozona ha decretado un corralito. Los bancos helenos cerrarán el lunes y no reabrirán hasta el martes 7 de julio, después de que el Banco Central Europeo pusiera límite a la ayuda que presta al sistema bancario griego (ELA, por sus siglas en inglés). Durante esta semana, los griegos sólo podrán retirar telemáticamente hasta 60 euros por cabeza. Por su parte, la Bolsa de Atenas ha anunciado que el lunes tampoco operará.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha avanzado la decisión durante una intervención televisada el domingo. El ministro de Finanzas heleno, Yanis Varoufakis, ha concretado el resto de medidas de control de capitales poco después.

'Controles de capital'

Tsipras ha avanzado parte del paquete de medidas de emergencia tras una reunión urgente del consejo de gobierno de Grecia. Tal y como había avanzado el Financial Times, éstas incluyen un límite de 60 euros a la retirada de efectivo on line, ya que las oficinas a pie de calle permanecerán cerradas hasta el 7 de julio.

La reapertura  los bancos tendrá lugar dos días después de que griegos voten en referéndum la última propuesta de los acreedores de deuda del país.

Ruptura

El último episodio de la crisis en la Eurozona se produce después de que el Gobierno de Tsipras rompiera las negociaciones con los acreedores el pasado viernes. Pocas horas después, el primer ministro anunciaba un referéndum sobre la última propuesta de ajustes que ha formulado la troika (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional).

El sábado, el ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, abandonaba por primera vez una reunión del Eurogrupo. La mesa de ministros de Economía y Finanzas de la UE decidía no prorrogar el programa de ayuda a Grecia tras la convocatoria de la consulta, dejando a los bancos griegos en manos de la liquidez de emergencia que inyecta el BCE.

Ya este domingo, el BCE y los bancos centrales de los 19 estados que usan el euro informaban de que no ampliarían la línea de ayuda urgente, dejándola a los niveles del pasado viernes 26 de junio. La cantidad hace insostenible la apertura de los bancos griegos, que han sufrido puntas de demanda de efectivo a medida que la crisis avanzaba.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad