Crimea cierra las urnas del referéndum separatista con el 80% de participación

stop

Un miembro de Plataforma per Catalunya ejerce como observador internacional, junto a otros ultraderechistas de toda Europa; sólo Rusia, que alienta la anexión, da amparo a la consulta “ilegal”, según Ucrania

Una manifestación de pro rusos horas antes de la consulta

16 de marzo de 2014 (19:08 CET)

El presidente de la comisión electoral para la consulta, Mijail Malishev, ha informado de que la participación en el referéndum que se ha celebrado hoy en Crimea sobre la anexión a Rusia superará el 80%. El dato contabilizado a las seis de la tarde (las cinco en España) era del 73,4%. "Hasta este momento, han votado más de un millón de personas", afirmó Malishev.

De este modo, las previsiones sobre participación se han quedado cortas. Las autoridades locales, que han hecho abiertamente campaña por la opción rusa, esperaban que el 70% de los crimeos participara en una consulta que ha sido condenada por Kiev y Occidente, pero respaldada por Rusia.

Voto masivo

En muchos colegios electorales de Simferópol, capital crimea, decenas de personas hacían cola mucho antes de la apertura de los colegios para ejercer su derecho al sufragio, en su mayoría a favor del ingreso en la Federación Rusa. "¡Felices fiestas!", era la frase más repetida por los electores, que llegaban al colegio bien abrigados y provistos de paraguas, ya que la jornada ha sido desapacible.

En varios colegios de Simferópol al cabo de tres horas de votación la mitad de los inscritos en el censo ya había votado, en su mayoría adultos y ancianos, según han constatado las agencias internacionales de noticias. "Los viejos se levantan temprano, mientras los jóvenes duermen hasta el mediodía", aseguró uno de los vigilantes a la puerta de un colegio de secundaria.

El separatismo ganará

Según las encuestas, más del 70% de los crimeos se pronunciarán a favor de la reunificación con el vecino del norte y sólo un 11% votarán por permanecer en Ucrania. En todo caso, los resultados no se harán públicos hasta mañana lunes. Un millón y medio de crimeos estaban llamados a las urnas, aunque la minoría tártara, que representa un 12% de la población, ha decidido boicotear la consulta.

En la ciudad portuaria de Sebastopol, que también aspira a separarse de Ucrania, el censo incluye a más de 300.000 personas, en su gran mayoría rusos étnicos. Los colegios abrieron las puertas a las ocho de la mañana hora local y han cerrarado a las ocho de la tarde (las siete en España). El recuento comenzará en los próximos minutos y se desarrollará durante toda la noche.

Paralelismos con España

Crimea ha seguido adelante con el referéndum, que España observa con atención para calibrar una respuesta internacional a una posible consulta en Catalunya, pese a que el sábado la Rada Suprema de Ucrania disolvió el Parlamento separatista, que había convocado la consulta y aprobado esta semana una declaración unilateral de independencia. El presidente de la Generalitat, Artur Mas (CiU), marca distancia: "En Catalunya no habrá coacción", ha dicho esta tarde.

Treinta "autodeclarados observadores internacionales", entre ellos varios españoles, estarían supuestamente supervisando el referéndum de Crimea, informan medios ucranianos. "Un equipo de 30 autodeclarados observadores internacionales, la mayoría de los cuales tienen un interés particular en el voto de Crimea, están supervisando el referéndum", se lee en el Kiev Post. Entre ellos se encuentra el español Enrique Ravello, antiguo secretario de relaciones internacionales del partido ultraderechista y xenófobo Plataforma per Catalunya (PxC).

PxC como "observadora"

Ravello aparece en la lista de observadores internacionales publicada por el diario Ukrainskaya Pravda como "diputado en el Parlamento español por Catalunya". En declaraciones a los periodistas en Simferópol, Ravello señaló: "He visto a la gente votar en libertad, así que hay esperanza para la democracia, los derechos humanos, la autodeterminación y la victoria para el pueblo de Crimea". "Aquí hay más libertad que en Cataluña".

"Crimea es un ejemplo para nosotros en Cataluña", agregó, según los medios ucranianos. Estos denuncian que entre los autodeclarados observadores se encuentran también "ultraderechistas y neoestalinistas" de varios países europeos, como el húngaro Bela Kovacs, eurodiputado por el partido Jobbik, y Jaralambos Angurakis, eurodiputado comunista griego.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad