De Alfonso dice que ni C's ni Podemos son ejemplos de transparencia

stop

DEBATE SOBRE LA CORRUPCIÓN POLÍTICA

Daniel De Alfonso, director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC)

en Barcelona, 12 de mayo de 2015 (17:31 CET)

Uno de los cometidos de la Oficina Antifraude de Catalunya (OAC), además de investigar presuntas irregularidades relacionadas con las administraciones públicas, es predicar la transparencia entre ellas. El baremo de qué es transparente o no del director del organismo, Daniel de Alfonso, es exigente. Al menos así ha quedado demostrado en una conferencia que ha dado este martes organizada por la Cambra de Comerç de Barcelona. Y el listón está tan alto que hay quien no lo cumple. Ese es el caso de los partidos políticos emergentes en España, Ciudadanos y Podemos.

De Alfonso, interpeleado por un asistente al encuentro que le preguntaba por el papel de estas formaciones en el campo de la transparencia, ha asegurado que ninguna de las dos es "ejemplificante". El director de la OAC ha recordado que ambos partidos tienen casos de corrupción entre sus filas como cualquier otro partido. Además, ha indicado que el origen de sus ingresos no es claro. "No hay cuentas públicas", ha sentenciado. No obstante, ha recordado que investigar la financiación de las formaciones políticas no es su cometido ya que son entes privados.

Casos polémicos de Antifraude

El magistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona en excedencia, arropado durante la conferencia por la presencia de autoridades como el fiscal jefe de Cataluña, José Manuel Romero de Tejada, ha defendido la independencia de la OAC. De Alfonso ha recordado que él no depende de ninguna consejería, y ha ironizado sobre las críticas salidas a raíz de la gestión del caso Método 3 que le acusaban de estar a las órdenes de CiU.

De Alfonso también ha abordado otro caso espinoso. La semana pasada, trascendió una conferencia en vídeo que él mismo impartió en la Universidad de Columbia en Nueva York (EEUU) donde, sin aludir directamente, hablaba del caso archivado de la marina de lujo de Barcelona y señalaba que algún cargo político podría haber cobrado comisiones por la adjudicación. El director de la OAC ha reducido lo sucedido a una práctica para alumnos en una universidad, donde se trastearon datos para no revelar secretos de la investigación, y ha apuntado a una malinterpretación de la prensa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad