El 27-S frena las inversiones hoteleras en Barcelona

stop

Ralentización de nuevos proyectos

Imagen de archivo del hotel W Barcelona, en la capital catalana

en Barcelona, 30 de julio de 2015 (20:39 CET)

Barcelona ha despertado el interés de los empresarios hoteleros, especialmente el de los latinoamericanos. Sin embargo, muchos proyectos de inversión han quedado frenados a la espera de ver qué pasa después de las elecciones catalanas previstas para el próximo 27 de septiembre, según se desprende del Informe del mercado de hoteles de Barcelona elaborado por Bric Consulting.

El estudio relata que los hoteleros latinoamericanos han puesto sus ojos en el mercado español, pues lo ven "como su pie en Europa, favorecido por el dominio del idioma, por costumbres similares a la hora de plantear negociaciones y análisis de activos y, especialmente por la apreciación del dólar norteamericano".

Ralentización de las inversiones

Estos empresarios decidieron diversificar sus negocios ante "las menores tasas de crecimiento de países como Chile o Méjico y la incertidumbre política de Venezuela". Así, entraron en España por Madrid "donde han protagonizado varias operaciones de compra de edificios" para convertirlos en pisos turísticos. Ahora, quieren introducirse en Barcelona, que es la ciudad de moda entre el turismo internacional.

"De todas formas, factores políticos como la incertidumbre ante las próximas elecciones autonómicas han ralentizado su estudio de inversiones en Barcelona", según relata el informe. Así, estos empresarios, que responden a "un perfil de gran fortuna familiar, forjada en actividades industriales y crecida en liquidez durante los últimos años a raíz del buen comportamiento del mercado de materias primas" prefieren esperar a ver qué ocurre en Cataluña tras las elecciones antes de dar el paso definitivo para instalarse en Barcelona.

La moratoria de Colau no ha frenado operaciones

De hecho, les preocupa más lo que pueda suceder el 27-S que la famosa moratoria para abrir nuevos hoteles de la nueva alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. El informe explica que "aún es pronto" para valorar los efectos de la moratoria, "si bien es cierto que siguen negociándose y cerrándose operaciones tras el anuncio de la controvertida medida".

Los autores del estudio concluyen que los inversores mantienen toda la confianza en las posibilidades de Barcelona como destino, pero que "la inseguridad vinculada a las decisiones políticas conllevará retrasos en los calendarios inicialmente previstos para numerosos proyectos".      

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad