Carles Puigdemont en una de sus visitas a los juzgados de Bélgica

El abogado de Puigdemont ridiculiza la nueva estrategia de la Fiscalía

stop

Gonzalo Boye defiende a un colaborador de Puigdemont después de que la Fiscalía haya abierto una causa por malversación debido a un viaje a Nueva Caledonia

Barcelona, de ( CET)

Los abogados acostumbran a ser profesionales discretos, muy celosos de cada palabra que pronuncian. No es el caso de Gonzalo Boye, uno de los abogados más destacados de Carles Puigdemont, que no ha tenido el menor inconveniente en ridiculizar este viernes la nueva causa de la Fiscalía abierta por malversación contra uno de los colaboradores del líder huido.

La causa abierta por la fiscalía provincial de Barcelona se dirige contra el director de la oficina de Puigdemont, Josep Lluís Alay, y se basa un presunto delito de malversación de dinero público debido a un viaje a Nueva Caledonia —un archipiélago de Oceanía— con motivo del referéndum de autodeterminación que celebró el 4 de noviembre de 2018 (el "no" a la independencia obtuvo un 56,4% de votos, imponiéndose de esta manera al sí, que logró un 43,6%).

Según la oficina de Puigdemont, el viaje de Alay fue "justificado y oficial" puesto que acudió invitado por el Frente de Liberación Nacional de Kanak Socialista. Y añadió: "La oficina del president, según la ley vigente tiene que dar cobertura a las necesidades personales y políticas con decoro y dignidad que corresponde a las funciones ejercidas por el president Puigdemont".

Según Gonzalo Boye, esta nueva causa de la Fiscalía lo único que demuestra es un cambio de estrategia por parte de los fiscales."Si al comienzo de la judicialización del procés todo era rebelión, golpismo, sedición, desobediencia, ahora, una vez que se comienzan a dar cuenta de lo ridículo que eso queda, se ha pasado a una segunda línea argumentativa en la cual todo es malversación, blanqueo, prevaricación o lo que sea, porque, en definitiva, de lo que se trata es de enlodar reputaciones", ha escrito en un artículo en El Nacional.

Un hombre de Puigdemont en Lledoners

La opinión de Boye es que los fiscales están llegando "a lo esperpéntico" porque en esa misma causa no sólo se cuestiona el viaje de Alay a Nueva Caledonia, sino también el pago de un peaje por una visita a la prisión de Lledoners.

"Someter a proceso penal a una persona por haber realizado un viaje al que acudía oficialmente invitado y por unos peajes de 15,22 euros es, abierta y claramente, un abuso de la función encomendada", considera el abogado de Puigdemont, que, llegado a este punto, pasa a recrearse con el trayecto que hay que realizar para llegar al penal de Lledoners:

"Para llegar a la citada prisión hay que pasar unos peajes y la disyuntiva era muy clara: o cometía un delito de daños arrasando las barreras de esos peajes o los pagaba como parte del trabajo que tiene legalmente encomendado... Alay, hombre culto donde los haya, pero que de derecho sabe poco, fue capaz de llegar a la conclusión de que lo correcto era pagar esos peajes en lugar de embestir contra las barreras de los mismos".

Hemeroteca

Carles Puigdemont
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad