El BCE ignora las súplicas del Gobierno

stop

CRISIS

El ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo.

21 de julio de 2012 (14:14 CET)

El Gobierno ha llamado de nuevo hoy al Banco Central Europeo (BCE) a "contrarrestar" a los mercados comprando deuda española. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha insistido en esta tesis una vez más mientras asegura al mismo tiempo que "no hace falta" intervenir la economía española. Y mientras, el gobierno español lanza señales de humo, el presidente del BCE, Mario Dragui, asegura que la institución que preside no comprará deuda española porque "esa no es su tarea".

La prima de riesgo se desbocó ayer a 610 puntos, empujando a España a una situación muy delicada para financiarse en los mercados. De hecho, el propio Margallo reconoció ayer que el interés por colocar la deuda es "inabordable" y la situación "insostenible".

El jefe de la diplomacia española ha criticado este sábado a "algunos especuladores" que están empeñados en trasladar una falsa mala imagen de España con el único objetivo de ganar dinero en los mercados. Por ello, ha vuelto a reclamar al BCE que tome medidas para evitarlo.

"La imagen de España es buena, lo que no es buena es la imagen que algunos especuladores en los mercados quieren trasladar para hacer dinero", ha asegurado.

En su opinión, esta actuación debe ser "contrarrestada" por el BCE "con una actuación decidida, pro europea", a través de la compra de deuda soberana española. El ministro ha asegurado que cada reforma de la Unión Europea para respaldar España es "contestada por los mercados con una bofetada en seco".

Draghi mira hacia otro lado

Y mientras España lanzaba una nueva señal de auxilio al Banco Central Europeo, su presidente, Mario Draghi, insinuó que la entidad no se plantea echar una mano a España comprando su deuda soberana. «El mandato del BCE no consiste en resolver los problemas financieros de los países, sino mantener la estabilidad de los precios y contribuir a la estabilidad financiera de manera independiente», declaró Mario Dragui al diario Le Monde, en una entrevista publicada este sábado.

No obstante, Draghi también reconoció que los contribuyentes españoles han asumido demasiados sacrificios para sanear su banca. “Hay que proteger a los ahorradores, pero los acreedores deben estar asociados a la resolución de la crisis para limitar el compromiso de los contribuyentes. Ellos ya han pagado mucho», dijo Dragui.

Las declaraciones han sido interpretadas como una clara insinuación de que los acreedores de los bancos en apuros deben asumir pérdidas, especialmente si se produce la liquidación de algunos bancos. El presidente del BCE también declaró que el euro no está en peligro aunque no descarta la posibilidad de que Grecia pueda salir de la moneda única.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad